¿De bañera a ducha? Los argumentos que te harán decidirte por la ducha

Seguramente en algún momento te hayas planteado cambiar la bañera de tu aseo a un plato de ducha. En algunas ocasiones, esta decisión ya no se trata de un simple capricho, sino que puede llegar a convertirse en una necesidad.

¿Quieres conocer algunos de los motivos por los que este cambio se ha vuelto tan necesario? En ese caso, sigue leyendo.

La ducha supone ahorro de tiempo y energía

Aunque cada vez hay más personas que teletrabajan o que pasan más tiempo en casa, hoy en día casi no tenemos tiempo de liberar un espacio de tiempo grande para poder darnos un baño. La ducha se ha convertido en la opción perfecta para lograr esa rapidez tan necesaria en el mundo actual sin renunciar a la tranquilidad que nos concede unos minutos para nosotros mismo. Incluso durante el fin de semana  una ducha puede convertirse en un auténtico ritual de relajación si nos lo proponemos.

Evita los resbalones innecesarios

A medida que pasa el tiempo, cada vez nos vamos volviendo más conscientes de la necesidad de seguridad en nuestro hogar. No solo si convivimos con personas mayores o niños, las duchas sin bordes ni espacios resbaladizos son la nueva moda en cualquier hogar para garantizar la seguridad. Los platos de ducha incorporan elementos antideslizantes para evitar resbalones y las puertas (corredizas, de palanca) facilitan la entrada y la salida al espacio. Además, en caso de necesidad, la seguridad en la ducha se puede reforzar con barras de apoyo para minusválidos o personas de alta edad.

Las duchas están de moda

Las duchas están de moda, y resulta muy evidente el por qué. Al contrario que una bañera, las duchas dan un aire más  actual y menos cargado a nuestros baños. Sin necesidad de abandonar el factor confort, podremos encontrar modelos que satisfagan hasta a los más exquisitos. Una ducha puede cambiar por completo el aspecto de un baño y llenarlo de modernidad. El cristal de la ducha logra que el espacio sea más diáfano. Además, si lo combinas con un cambio de pintura o de azulejo, ¡parecerá que hayas hecho una reforma completa!

Rápido proceso de instalación

Seguramente uno de tus mayores temores sea el tiempo que puede llevar hacer este cambio en tu baño de bañera a plato de ducha. Pero la  instalación de una ducha es más rápida de lo que uno puede imaginar. Una vez solicitado el servicio, elegida la fecha y preparado todo el servicio, en apenas unos días tendremos hecho este cambio. Además, podrás utilizarla de inmediato en cuanto esté terminada la instalación. ¡No tenemos más excusas!

Muévete con seguridad y confort

El plato de ducha te permite moverte con más seguridad y comodidad, algo que se agradece enormemente, sobre todo si ya has experimentado algún que otro resbalón en tu antigua bañera. Para contribuir aún más a esta sensación de confort, es recomendable la instalación de un plato de ducha antideslizante. Así lograrás que la ducha se convierta en un espacio seguro y relajante. 

No es tan caro como pensabas

Seguramente a la hora de tomar esta decisión, te genera rechazo pedir un presupuesto pensando que puede ser muy caro. Pero si trabajas con presupuestos cerrados, te darás cuenta de que este cambio puede significar muy poco a tu bolsillo, pero convertirse en una gran diferencia en tu baño a todos los niveles. ¿No te lo crees? En Homeppy puedes comparar precios antes de tomar la decisión con un presupuesto cerrado antes de hacer tu reserva. 

Si todavía no tienes claro que cambiar de bañera a ducha puede convertirse en una de las mejores decisiones que hayas tomado para tu hogar este año, en nuestras redes sociales podrás ver algunos de los cambios de usuarios que ya se han decidido a embellecer sus cuartos de baño con duchas modernas. Prueba nuestra calculadora de presupuesto sin compromiso.

[Total: 0   Promedio: 0/5]