Cómo organizar un taller

organizar taller

Si queremos iniciarnos como “manitas” es necesario contar con una zona o espacio dedicado a taller, así como colocar las herramientas y material necesario para trabajar. Creemos que cuanto más grande sea este espacio mejor, pero el secreto se encuentra en saber cómo organizar taller para aprovecharlo perfectamente y adaptarlo según las necesidades. Te contamos cómo sacarle el máximo partido y lo que debes tener en cuenta.

Distribución 

Como veníamos comentando, presta atención a la distribución y orden. Este aspecto es fundamental para que tu taller cumpla su objetivo.

Empieza por revisar la corriente eléctrica. Es decir, comprueba que el espacio que has elegido cuente con tomas de corriente adaptadas a las máquinas que utilicemos. Por otro lado, verifica que estas tomas proporcionen la suficiente potencia para un correcto funcionamiento.

organizar taller

Iluminación 

Este punto es fundamental, sobre todo para nuestra salud. Una buena iluminación nos evitará trabajar sin riesgos, así como pasar por alto posibles desperfectos que pudieran surgir en los trabajos. Para ello, ten en cuenta estos factores:

  • Si el espacio cuenta con ventanas, evita que no entre la luz directa. De esta forma evitarás deslumbramientos y daños producidos por el sol. Si no es posible, coloca persianas para contrarrestar esta luz directa.
  • Si no cuentas con luz natural, coloca aparatos de luz artificial para trabajar de forma óptima. Los tubos fluorescentes son una buena opción, por su precio y la luz uniforme que emiten.

Calefacción 

Teniendo en cuenta que en un taller se tiene material inflamable, el sistema de calefacción debe ser seguro.

Por otro lado, cuidado con la humedad, ya que afecta a la madera (se puede contraer o dilatar según el grado de humedad en el ambiente).

Almacenaje y accesibilidad 

Que el taller sea accesible es básico para poder trabajar adecuadamente. Tener un buen acceso y mantenerse cómodo trabajando incluirán de forma positiva en el resultado final del trabajo.

En cuanto a las herramientas, deben estar lo más cerca posible del banco o lugar de trabajo. Cuidado con las herramientas eléctricas, lo mejor es guardarlas en armarios para evitar la humedad y el polvo.

¡Ya estás listo para tener tu propio taller!