La nueva ley de accesibilidad a la vivienda: normas y pautas

obras de accesibilidad

Las obras de accesibilidad son precisas para personas con discapacidad, vecinos con más de 70 años, parejas jóvenes con niños en carrito… para todos ellos subir o bajar las escaleras del portal de su vivienda puede ser una auténtica odisea. Algunos cuentan con rampa o ascensor, pero, la mayoría se tiene que conformar con pedir ayuda o simplemente, con paciencia.

No obstante, el pasado mes de julio, el Congreso de los Diputados aprobó una ley sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que cambia totalmente el panorama de accesibilidad a la vivienda. Esta ley, ajustada a la normativa de la ONU, obliga a las comunidades de vecinos a pagar entre todos las obras de accesibilidad cuyo coste no supere doce mensualidades ordinarias de gastos comunes y eleva al casi 5% las viviendas accesibles a construir en las promociones de Protección Oficial.

Pero la reforma va más allá y establece que cuando se adopten válidamente acuerdos para la realización de obras de accesibilidad, la comunidad quedará obligada al pago de los gastos, aun cuando su importe exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.

¿Esto quiere decir que todo el mundo está obligado a pagar? No. La nueva norma exime del pago de las derramas por accesibilidad a los vecinos que acrediten dificultades económicas graves al disponer de ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem).

¿Cómo debo de actuar si me toca pagar cuotas para obras de accesibilidad?

La nueva ley de accesibilidad se erige como una ventaja para discapacitados y personas mayores, pero, a la larga, también para el resto de vecinos. No sólo por lo que supone de mejora de la calidad de vida del vecino discapacitado, sino porque sin necesitarlo y de manera inmediata, supone un valor añadido para todos los propietarios de viviendas en el inmueble. Contar hoy en día con una comunidad de vecinos accesible revaloriza el precio de los inmuebles dentro del mercado inmobiliario y ofrece más comodidad y confort a todo el conjunto de residentes.

¿Cómo solicitar una mejor accesibilidad en el zaguán de tu edificio?

HOMEPPY recomienda a aquel vecino que desee disponer de mejor accesibilidad a su vivienda, seguir los pasos adecuados para llevar a cabo la reforma con éxito y sin problemas. En primer lugar el vecino debe de comentárselo al presidente de la comunidad para que éste lo exponga en el siguiente orden del día de la reunión de vecinos a celebrar. En dicha reunión, el vecino debe de presentar tres estudios o proyectos distintos a compartir con los vecinos para que estos puedan calibrar el presupuesto que las obras conllevarían. Una vez debatido, pasar a votación y en el caso de obtener mayoría, referir a todos los vecinos, presentes o no en la reunión, que paguen las cuotas. En el caso de no obtener respaldo, el vecino afectado puede llevar el caso a los tribunales.

Desde HOMEPPY queremos incidir en la importancia de la accesibilidad a las viviendas, no sólo para una persona de movilidad reducida, sino también para todos los vecinos. Nuestro servicio de Adaptación Accesible y Movilidad cubre las necesidades de ayuda a discapacitados y personas con disminución física. Adaptamos tu vivienda mediante la eliminación de barreras arquitectónicas tales como salva escaleras, rampas para minusválidos, eliminación de barreras y adaptación de baños y cocinas.

Así, ofrecemos toda una serie de opciones para el sistema de adaptación que necesites. El fin es avanzar juntos en el camino de la integración y en beneficio de tu calidad de vida. Llama al 900 100 045 y consulta presupuesto sin compromiso o solicita información online a través de nuestra web.