Disfruta de la limpieza de uno de tus lugares preferidos: el sofá

Limpiar un sofá dependiendo del materialLos usamos para descansar, ver la tele, echar la siesta, comer con amigos, navegar por internet o leer un libro. Los sofás son el lugar preferido para muchos y uno de los muebles clave en un hogar. Por ello, su limpieza es necesaria y crucial a la hora de sentirnos cómodos en ellos. En este post te enseñaremos a limpiar un sofá dependiendo de sus materiales.

Lo más recomendable es que se le procure un cuidado semanal, no obstante hay que incluir su limpieza en las tareas a realizar cuando acaba cada estación.

¿Cómo limpiar un sofá?

Como cualquier tejido, la limpieza de un sofá dependerá del material con que esté hecho.

Si se trata de un sofá de cuero, su limpieza es muy simple. Basta con pasarle un trapo húmedo por encima para quitarle el polvo y usar toallitas de bebé para manchas más resistentes. Así mismo, el lavado con agua y jabón o un poco de alcohol también es posible y muy productivo en manchas de tinta de bolígrafo.

Si se trata de un sofá de tela, su limpieza es más complicada. Para quitarle el polvo acumulado, así como el resto de suciedades cotidianas, como las migas de pan, hay que utilizar el aspirador. En caso de encontrarnos con manchas resistentes, como grasa o tinta, podemos optar por tirar las fundas del sofá a lavar, en caso de que sean desenfundables, o actuar con rapidez adecuándonos al tipo de tela.

Para casos de fundas que no se pueden quitar, la opción que nos queda en muchos casos, es utilizar un spray de limpieza en seco.