Suelo de linóleo: todo lo que necesitas saber

Linoleo

¿Estás pensando en cambiar tu suelo? Sabemos que es una decisión que tenemos que hay que meditar bien porque éste nos acompañará durante años. Pues tenemos que contaros la que podría ser una de vuestras opciones. Económico y con muchas posibilidades de diseño, el suelo de Linoleo se utiliza cada vez mas. En este post te vamos a contar todo lo que tienes que saber sobre este material, su instalación, sus ventajas y sus inconvenientes.

¿Qué es el Linóleo?

La composición del linóleo es principalmente el aceite de linaza mezclado con corcho o piedra molida entre otros materiales naturales. Se utiliza para recubrir suelos y tiene muchos años de trayectoria, ¡mas de 100!

Los suelos de Linóleo presentan diferentes acabados, texturas, colores y espesores, así que si te aventuras a probarlo tendrás un abanico muy amplio de posibilidades para acoplarlo en el espacio que quieras y hacerlo combinar con el resto de tu casa. Una de sus características más importantes es que es muy resistente y tiene larga vida útil. Estas características hacen que pueda usarse tanto en entorno doméstico como en entorno industrial porque aguanta sin problemas el continuo tránsito. El linóleo, antes de dar el salto al entorno doméstico, se ha utilizado mucho en superficies educativas y sanitarias, en estas últimas se instala porque el aceite de linaza, su componente principal, le atribuye cualidades bacterio-estáticas, lo que quiere decir que es ideal para hacerle frente a las bacterias.

Salón Linoleo

Cualidades del Linoleo: ventajas e inconvenientes

Ventajas

Como os contábamos, es muy resistente para zonas de alto tránsito. Esta resistencia hace que aguante muy bien cualquier golpe o arañazo que podamos ocasionarle, además y como pro añadido todas las capas de las que está formado este material son del mismo color, así que si sufriese algún tipo de daño no se notaría. Sus materiales son ecólogicos, así que podremos tener una superficie respetuosa con el medio ambiente. Además es impermeable, cómodo y se puede adaptar a cualquier superficie y espacio. El linoleo viene en láminas o en losetas, estas últimas son las que normalmente se recomiendan para las instalaciones domésticas.

Puedes utilizarlo para cubrir tanto suelos como paredes. También es antiestático, que, como os contábamos anteriormente, esta cualidad hará que te proteja de bacterias y que repela el polvo que suelen atraer los ácaros. Y porsupuesto, es resistente al fuego y al ruido, cosa que nos vendrá genial cuando nuestros vecinos quieran despertarnos a voces. Ah, y además tiene uno de los precios mas económicos que encontrarás en el mercado.


Servicio prestado por AFS Group. Insertando tu teléfono, aceptas la política de privacidadInconvenientes

Desafortunadamente, no todos los materiales son perfectos, por eso te contamos cuales son algunos de sus contras para que puedas elegir el mejor lugar para colocarlo.

Uno de los problemas con el linoleo, es que se aconseja instalarlo en zonas con una temperatura muy elevada o con un exceso de exposición a la luz directa. Esto se debe a que, con el tiempo y bajo estas condiciones lo que puede ocurrir es que el color vaya desapareciendo.

A pesar de ser impermeable, no se suele recomendar que instalemos el linoleo en zonas húmedas como el baño. La exposición a la humedad hace que el material se dilate. Normalmente esto ocurre cuando no se ha instalado correctamente o cuando tras su instalación, no hemos dejado que el suelo se aclimate durante unos días. Lo mejor para prevenir este tipo de situaciones es que recurras a un profesional para que te lo instale correctamente y tenga en cuenta el lugar más óptimo para su instalación.

Cómo cuidar el Linóleo

En realidad el linóleo es un material muy fácil de cuidar y de limpiar, cosa que deberíamos añadir a nuestra lista de pros. Con tan solo un trapo húmedo y un jabón líquido apropiado se puede limpiar sin problemas. No necesitaríamos más, así que forzar su limpieza con algún producto más agresivo sería un error. Podemos aspirarlo sin problemas, y, si con el tiempo ha perdido un poco su brillo, con un producto abrillantador específico podríamos solucionarlo. ¿Te animas?