Cómo proteger la casa para los niños

Proteger la casa para los niños

Por sentido común todos  guardamos las tijeras, los medicamentos, las cerillas, la lejía o los mecheros en un lugar seguro, fuera del alcance de los niños. No obstante, no debemos pasar por alto que existen otro tipo de objetos o zonas en nuestros hogares de apariencia inofensiva pero que a la hora de la verdad pueden suponer un peligro grave para nuestros peques. Aprende con HOMEPPY a proteger la casa para los niños. Recuerda que muchos de los accidentes que pueden tener nuestros peques en casa se pueden evitar con simples medidas.

Proteger la casa para los niños

Estas son las protecciones fundamentales que tu hogar debería tener. Cuando los nenes empiezan a gatear y a tocarlo todo, tenemos que estar prevenidos, porqué así nos evitaremos pequeños disgustos. Protege todas las zonas de la casa, su habitación, la cocina, el salón, el baño…

Pero empecemos por el principio.

Protectores 

Ten en cuenta que los nenes están todo el día toqueteándolo todo, porque es cuando más curiosos somos y cuánto menos conscientes somos de los peligros.

Entonces, ¿qué habría que proteger? Pues todos aquellos sitios donde puedan pillarse o meter los dedos. Protege las puertas (armarios y cajones también), las esquinas, los enchufes, ventanas y balcones. 

Puedes colocar topes, cierres de seguridad, seguros para armarios y cajones, protectores para los enchufes, las esquinas. Suelen ser de fácil instalación, pero siempre puedes recurrir a un profesional para que lo haga todo de la manera más eficiente posible.


Servicio prestado por AFS Group. Insertando tu teléfono, aceptas la política de privacidad Rejas de seguridad 

No podemos estar todo el día evitando que nuestros niños hagan cualquier cosa, pero nunca va a estar de más aumentar la seguridad con pequeñas cosas como estas.

En cuanto a las rejas de seguridad pueden resultar bastante útiles para evitar que los niños se caigan de la cama al moverse, o exploren zonas que no deberían.

Las rejas que van a proteger la casa para los niños se podrían colocar en las cunas, las ventanas y los balcones, en las puertas cuando estas queden abiertas, y por supuesto, en las escaleras. 

Asegura zonas de la casa

Proteger la casa para los niños

La cocina

La cocina es uno de los lugares más peligrosos de nuestros hogares, así que para proteger la casa para los niños debes tenerla muy en cuenta. Evita que los niños se muevan por esta zona, o que si lo hacen, los electrodomésticos estén apagados.

Hazles saber lo importante que es mantener ciertas normas dentro de la cocina, y enséñales a asegurarse y no hacerse daño. Ojo también con los productos que guardáis en la cocina, no los pongáis a su altura o proteger los armarios en los que se encuentren.

El baño

Seguro que has oído alguna vez hablar de que muchas veces los niños cogen algo que no tienen que coger y acaban intoxicándose por llevarse a la boca productos muy tóxicos.

Los armarios de la cocina y los baños están llenos de productos muy peligrosos, así que tenlos en cuenta y evita cualquier contacto de tu niño con ellos.

Ojo con los medicamentos, el alcohol, los perfumes o el maquillaje. Coloca cierres de seguridad para evitar que los peques abran los armarios que contienen este tipo de productos. O bien sitúalos en alguna parte muy alta a la que no puedan acceder. Ya sabes que para proteger la casa para los niños solo deberías de cambiar algún hábito y acostumbrarte a guardarlo TODO y no dejar nada a su alcance.

Objetos que no parecen peligrosos

Hay que poner mucha atención a este tipo de objetos. Todos son muy comunes en todos los hogares y a veces no les prestamos mucha atención.

Evita que el peque de la casa se lleve a la boca cualquiera de estos objetos, podría ser muy muy peligroso y en el peor de los casos, provocarle asfixia.

Proteger la casa para los niños

Imanes. Estos simpáticos objetos por lo general pueden convertirse en un peligro si son ingeridos por el menor. Pueden causar asfixia al ser tragados y otras complicaciones más graves dentro del estómago.

Papel de aluminio y plástico: El papel de aluminio así como los folios pueden resultar cortantes por su fino filo. El plástico para envolver alimentos puede conllevar peligro de asfixia.

Globos. Suelen ser adquiridos a propósito para alegrar el rato a nuestros menores, pero hay que estar atentos. No debemos dejar al menor a solas con el globo deshinchado porque podría tragárselo, provocándole asfixia.

Maquinillas de afeitar u otros objetos con cuchilla. Estos productos son de uso diario, así que generalmente, se advierte su peligro sin que nadie tenga que advertirlo. No obstante, al tratarse de un espacio relajado como puede ser el baño provoca descuidos que podrían ser graves. Hay que guardarlos siempre en lugares totalmente fuera del alcance de los niños.

Champús y geles. Al igual que hacemos con los productos de limpieza, estos productos deben almacenarse fuera del alcance de los más peques. Son muy tóxicos y su ingesta es muy perjudicial.

Pilas. El litio que contienen estas piezas es muy perjudicial para la salud. Si son ingeridas pueden causar envenenamiento y problemas respiratorios.

Botones, clips y grapas. Son pequeños y fáciles de ingerir o introducir en otros orificios del cuerpo, como la nariz. Mejor no facilitar su alcance a menores de cinco años.

 

¡Con todos estos consejos ya estarías más que preparado para traer a tu nene al maravilloso mundo de tu hogar!

 

Etiquetas