Instala tu ICP y cumple con la normativa vigente

electricidad

Desde junio de 2010, particulares y empresas están obligados a instalar el Interruptor de Control de Potencia (ICP) en el cuadro general eléctrico.

Se trata de una medida que busca controlar que la demanda de la potencia de los aparatos eléctricos de nuestro hogar o negocio no supere los kiloWatios (kW) contratados.

Una vez colocado, el interruptor de control de potencia (ICP) salta automáticamente cuando la demanda que estamos realizando es mayor que la potencia contratada. Esto suele ocurrir cuando conectamos varios aparatos al mismo tiempo y de repente, nos saltan los plomos.

El botón del ICP puede ser instalado por la compañía eléctrica a la que esté suscrito y a la que deberá de pagarle un alquiler por el mismo, o por el propietario del local o vivienda, de cuya forma será el dueño del aparato y no deberá de pagar ningún alquiler mensual.

En el caso de no instalarlo tras el requerimiento de la compañía para hacerlo, la eléctrica pasará a aplicar en la factura el consumo de una potencia mayor de la acordada. Así:

–          Para potencias contratadas menores o iguales a 5kW: se aplicará una potencia de 10kW

–          Para potencias contratadas de más de 5 kW y menos de 10 kW: se aplicará una potencia de 20 kW.

–          Par consumidores conectados en baja tensión y con potencia contratada de más de 10 kW y menos de 15 kW: se aplicará una potencia de 20 kW.

Una ‘multa’ que se elimina en el momento en el que la vivienda o el local cumplen con la normativa vigente e instalan su ICP.

Para la instalación propia del ICP, HOMEPPY cuenta con un equipo técnico cualificado. Pide presupuesto en el 900 100 045.