¿Tu grifo gotea?

Reparar goteo de un grifoAdemás de por la increíble molestia que supone escuchar el goteo de un grifo, atajar la pérdida de agua lo antes posible es un acto de compromiso con el medio ambiente y nuestros bolsillos.

El agua es un bien escaso en muchas partes del mundo y no hay que malgastarla. Por ello, vamos a intentar explicar de una forma sencilla cómo actuar en caso de que tengamos un grifo goteando.

Antes de actuar, hay que cerrar la llave de paso del agua. Una vez cerrada abriremos el grifo para asegurarnos de que la hemos cerrado bien y dejar caer los restos de agua que hayan quedado atrapados.

Con un destornillador pequeño levantamos la tapa del mando afectado, quitamos el tornillo que sujeta el mando y tiramos de él para extraerlo. Con una llave inglesa apretamos el cuerpo del husillo para ir aflojándolo con la intención de extraerlo también. Hay que llegar a la zapata.

Una vez allí, quitamos la goma con un destornillador haciendo palanca por una esquina y colocamos una nueva haciendo presión.

Volvemos a hacer lo desandado para dejar el grifo en perfecto uso y sin goteo.

Una vez armado, vuelve a dar el agua y comprueba que el grifo ya no gotea.

¡Listo!