¿Cómo mantener el calor en tu hogar?

calefacción en casa

Es inevitable hacer uso de algún tipo de calefacción en casa durante el invierno. Sin embargo puedes hacer mucho para conservar al máximo el calor y reducir así el consumo. ¡Apunta estos consejos!

Con el descenso de las temperaturas conviene tener en cuenta algunas recomendaciones que te ayudarán a tener un ambiente cálido y agradable en casa sin necesidad de poner constantemente la calefacción.

Es importante sobre todo aprovechar la luz natural, sobre todo si entra directamente en tu casa. Así que durante las horas de luz deja las cortinas abiertas, y ciérralas una vez anochezca con el fin de mantener el calor. Por supuesto tanto las ventanas como las cortinas que uses tienen un papel fundamental para retener el calor dentro de tu casa. Lo mejor es contar con ventanas de doble acristalamiento para aislar correctamente la vivienda, o bien reparar las fugas de aire con silicona o masilla. También puedes cambiar en invierno las cortinas por unas más gruesas fabricadas con algún tipo de material aislante.

Pon atención también a la puerta de acceso a la vivienda, puesto que el frío puede venir de allí.  Lo mejor es colocar algún tipo de sistema que evita sobre todo el paso del aire por la parte inferior de la puerta. Recuerda que si consigues mantener el calor de tu casa y evitar este tipo de fugas del exterior puedes incluso a llegar a reducir hasta un 40% el gasto de la calefacción.

Las rejillas de los baños suelen unas de las principales vías de escape del calor, sin embargo son necesarias para disminuir la humedad y los malos olores.  Así que te recomendamos que mantengas las puertas de los baños cerradas para conservar el calor en las otras estancias de tu casa.

Es importante también tener en cuenta la disposición de los muebles con respecto a los radiadores. Lo aconsejable es no poner ningún mueble o sofá cerca con el fin de evitar que éstos absorban parte del calor. Si tienes radiadores debajo de las ventanas con cortinas te aconsejamos que pongas una repisa para que el calor no se eleve y se pierda.

Para una mayor conservación del calor puedes tomar medidas tan prácticas como cerrar las habitaciones que se usen ocasionalmente para concentrar el calor en aquellas que son de uso diario.

Con estos consejos puedes mantener tu casa caliente durante el invierno sin necesidad de consumir demasiado en calefacción. Recuerda además que lo ideal es tener un temperatura de 20 grados, encendiéndola durante el día y apagándola durante la noche ya que se habrá acumulado el calor suficiente si tomas estas medidas.

Si necesitas un servicio de instalación de ventanas, revisión de tu caldera, instalación de radiadores o cualquier otro tipo de servicio para tu hogar y bienestar no dudes en solicitar información y presupuesto sin compromiso en HOMEPPY o en el 900 100 045.