¡No temas a las orquídeas!

orquideasLas orquídeas tienen fama de ser una planta de difíciles cuidados. Son delicadas y frágiles y hacer que vuelvan a florecer es toda una proeza. Sin embargo, hay especies que no requieren de tantos cuidados. Te recomendamos que empieces a cuidar géneros como la Cymbidium, la Phalaenopsis, la Cattleya o la Dendrobium.

Una vez la tengas en casa, sigue estos consejos y no tendrás problemas:

–          Iluminación: estas plantas necesitan de luz solar no directa al menos 4 horas al día. Déjate guiar por el color de sus hojas. Si están verdes, buena señal. Si están amarillas, tienen exceso de luz; si acogen un color más oscuro al normal, es que necesitan más iluminación.

–          Humedad: las orquídeas necesitan de ambientes húmedos. Pulveriza las hojas y raíces de tu planta habitualmente en caso de contar con sistemas de climatización en casa.

–          Riego: el agua estancada supone la muerte para tu planta. La asfixia. Debes de regarlas regularmente con moderación y siempre de día. No les gusta dormir mojadas.

–          Trasplante: es aconsejable trasplantarla cada 1 ó 2 años. Con ello renovamos el sustrato y dotamos a la planta de mejores alimentos.