Guía a tu enredadera por el camino que más te guste

EnredaderaSi tu enredadera ha perdido fuerza y no encuentra su camino hacia lo alto de tu pared o pérgola puedes ayudarla a guiarse con unos sencillos pasos. Posiblemente uno de los problemas por los que tu planta no asciende es porque su parte inferior está muy frondosa y eso le está impidiendo crecer. Nuestro consejo es que trates de podar los brotes más débiles para aligerar su peso y que coja más fuerza.

Ten cuidado y trata de cortar sólo los que se sitúan en la parte más cerca a la raíz.

Una vez más despejada, busca los brotes más fuertes y largos de tu enredadera e instala unos clavos en el soporte por el que quieras que suba. Átalos con cuidado a los clavos que has colocado mediante bridas.

De esta forma, podrás guiar a tu enredadera por el lugar que más te convenga y lograr no sólo objetivos estéticos sino también de confort: una enredadera bien cuidada puede aliviarte en tu jardín durante las horas de intenso sol.