Cómo cuidar las plantas de interior

como cuidar las plantas de interior

Los meses de frío suelen ser el cóctel perfecto para que tus plantas acaben estropeándose. Que si hace mucho frío, que si las temperaturas bajan mucho, que si tenemos la calefacción encendida todo el día y que por si fuera poco, el ambiente ya de por si, se vuelve mucho más seco. La salud de las plantas en invierno es muy importante de cara a la primavera, así que no dejes de cuidar las plantas de interior porque ellas te lo agradecen.

Por lo general, las plantas de interior suelen necesitar más cuidados en invierno que en verano, partiendo de esta base, ve tomando nota de nuestros consejos para cuidar las plantas de interior.

Cómo proteger a tus plantas del invierno

Bien, empecemos por el principio. Antes de contaros cómo ha de cuidarse una planta de interior, tenemos que ponernos en el contexto que están en estas épocas.

  • A veces pasa que en estas fechas, el principal enemigo de la supervivencia de las plantas de interior suele ser la propia calefacción.
    • Asegúrate de que tu vivienda no tenga grandes cambios de temperatura y descienda en exceso al apagar la calefacción. Los cambios bruscos de temperaturas no les sientan nada bien..
      • Lo ideal sería mantener un temperatura media de unos 21 grados.
    • La calefacción reseca mucho el ambiente
      • Para evitar esta sequedad, humedece el ambiente. Coloca unos recipientes con agua encima de los radiadores o pulveriza las hojas de las plantas al menos una vez al día.
      • Coloca las plantas lejos de los radiadores; estar muy cerca de ellos podría ser mortal para ellas.

Cómo cuidar tus plantas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si bien es cierto que cada especie de planta requiere unos cuidados diferentes dependiendo de sus características, más allá de sus peculiaridades propias, hay algunos aspectos clave que si cumplimos, podremos evitar que nuestra planta sufra. 

Nuestros consejos

  • En invierno especialmente, es muy importante que la tierra de la planta se conserve húmeda, pero nunca en exceso. Si existe exceso de humedad en la planta pueden aparecer hongos o bien puede conllevar la putrefacción de las raíces.
  • Bajar las pautas de riego. Esto significa que si, que las plantas en esta época necesitan humedad ambiental, pero no necesitan tanta agua.
    • Toca la superficie de la tierra para comprobar si está seca o aún aguanta un poco más de tiempo sin ser regada.
    • Para evitar que el agua se acumule en exceso, todas las macetas deberán contar con agujeros de drenaje en la parte inferior.
    • Pulveriza agua sobre las hojas para favorecer su hidratación.
    • Es recomendable regar con agua templada para que las raíces de la planta no sufran un cambio de temperatura muy brusco respecto al ambiente.
  • Las plantas son más felices si se quedan en un mismo sitio siempre… cambiarlas mucho de espacio las estresa. Sí, sí, cómo lo oyes.
  • Otra cosa muy importante a tener en cuenta a la hora de cuidar las plantas de interior es la cantidad de luz que reciben y la intensidad de la misma.
    • Sitúalas cerca de la ventana, pero sin olvidar que si los radiadores están cerca tienes que alejarlas de estos puntos de fuga de calor tan directo. Simplemente trata de colocarlas en el punto más iluminado de la casa.
    • Hay plantas que no admiten luz directa, infórmate y colócalas ligeramente alejadas del foco de luz directo.
  • Hay que mantener las hojas de las plantas limpias de polvo y otros restos de suciedad que acaban acumulándose.

Con estos pequeños gestos y añadiéndole mucho mimo, puedes hacer que tus plantas duren..¡años!

 

Así que.. a por ello.