Inocentadas para hacer en casa

inocentadas

Como cada año, el 28 de diciembre, se celebra el día de los inocentes. Se trata de una fecha en la que los más despistados o ‘inocentes’ suelen ser el objetivo de bromas. La costumbre popular consiste en gastar todo tipo de inocentadas a los demás, y terminar diciendo “¡Inocente!”.

¿Eres de los que las sufren o las preparan? Sea cual sea tu caso, hoy te preparamos una serie de bromas que puedes preparar de forma sencilla y cómoda en casa.

Inocentadas ‘homemade’

  • Cambiar las horas del reloj. Con esta acción confundirás a tu ‘víctima’ y la harás creer que llega muy tarde donde vaya. Tampoco exageres con la diferencia, ya que la luz del sol te delatará.

inocentadas

  • Susto tras susto. Se trata del clásico entre los clásicos. Niños y mayores caen por igual en este tipo de bromas. Puedes esconderte donde tu casa te lo permita. Por ejemplo, detrás de un puerta, en la bañera, dentro de un armario… Las posibilidades son muchas. Pero ten cuidado, que te la pueden devolver.
  • Bromas con la comida. Se trata de una broma fácil de preparar, ya que sólo necesitarás el alimento para hacer la broma. Los huevos fritos ofrecen muchas posibilidades. Por ejemplo, puedes cambiar huevos fritos por unos de plástico y ponerlos en la mesa, o hacer creer a tu víctima que se te cae o se lo tiras. Otra simulación es cambiarlos por un melocotón simulando la yema, y manzana cortada como si fuesen las patatas fritas que lo acompañan. ¡La sorpresa y las risas están aseguradas! ¿Y cambiar la sal por el azúcar? O mezclarlos con alguna especia… Esto le hará menos gracia… y se quedará sin probar bocado.
  • Un ratón que se resiste. Le harás creer a la víctima que el ratón no funciona y le harás desenchufarlo, comprobar las conexiones… Sólo necesitas colocar un papel debajo de la rueda o del led, para evitar que funcione.
  • ¿Dormir, eso qué es? Esta inocentada también puedes variarla según tus preferencias… Por un lado, puedes pintarle la cara, ponerle pasta de dientes en la cara… y la consecuencia es que terminará odiándote aún más si no es la primera broma… Por otro lado, puedes despertarle con una bocina. Y tus vecinos también acabarán odiándote.
  • Monigote en la espalda. Por si no has tenido suficiente, el remate será colocar en la espalda de la víctima el típico monigote de papel. Se enterará todo el mundo.

¡Esperamos que pases un buen día de los Santos Inocentes! ¿Ya has elegido tu broma? ¡Suerte! Desde HOMEPPY no nos hacemos responsables… ejem.